Mi muñeca favorita 

A propósito del día de Reyes, que festejamos cada año en México el 6 de enero, recordé mi juguete favorito de la infancia.  Obviamente tuve muchos preferidos en mi niñez pero uno de los recuerdos que atesoro muy cálidamente es el de una típica muñequita mexicana.  

Yo traía mi muñeca para todos lados, su nombre era Tantorina (no me pregunten de dónde salió el nombre, porque no lo recuerdo).  La muñequita soportó estoicamente nuestros juegos varios años hasta que se  empezó a salir el relleno.  

Alguna vez mis papás me sugirieron conseguir un reemplazo de Tantorina, obviamente no accedí, puesto que al ser algo artesanal, ninguna de sus primas se le parecía, ni un poco.  En casa tenemos una versión muy estilizada que conseguimos en el Museo Dolores Olmedo.  Ojalá algún día encuentre alguna ligeramente parecida a ella, o levemente similar a mi recuerdo de ella.


Hoy leyendo una nota de Sopitas donde un menor de 10 años cometió suicidio por no obtener lo que pidió a los Reyes Magos, lamento primero la pérdida y después el hecho de que para muchos niños importe más el juguete que el juego.  Mi Tantorina no era de marca, ni siquiera se produjo en serie pero a la fecha la recuerdo con mucho cariño.  ¿En qué momento un niño decide que la felicidad radica en tener un objeto?  

Bueno, este fue un caso extremo .  En realidad debemos ver qué valores estamos inculcando a nuestros niños. Por amor a ellos debemos enseñarles que muchas veces en su vida obtendrán un no por respuesta.  Es importantísimo enseñarles la gratitud, el esfuerzo y humildad.

¿Qué juguete o costumbre agradeces a Los Reyes Magos que te hayan regalado?  

Espero que al pensar en ello te venga un excelente recuerdo. 

No hay comentarios “Mi muñeca favorita ”

Deja un comentario

%d bloggers like this: